Estuvimos en un entrenamiento de la tercera de futsal femenino del Club Atlético Independiente en la sede Capital de Boyacá 470, en el barrio de Flores. Nos recibió Pablo Zullo (31), director técnico de esta actividad en los niveles competitivo y recreativo, hincha fanático del rojo.

Charlamos a un costado de la cancha mientras las jugadoras hacen un picadito. El DT las sigue con la mirada e intercala indicaciones mientras contesta las preguntas. Cuenta que esta actividad es bastante nueva en Independiente: “Se inició hace un año y medio. El club no tenía futsal femenino. Acerqué el proyecto, fue aceptado y arrancamos”. Actualmente, tienen nivel competitivo en dos categorías: primera y tercera. Este año sumaron el recreativo, para las chicas que quieren comenzar, y también infantil a partir de los 6, 7 años para que se vayan formando directamente en el club. “Cuando las chicas empiezan a jugar de grandes pueden aprender mucho, de hecho lo hacen, pero cuando comienzan desde chiquitas es completamente otro aprendizaje”, destaca el entrenador.

El-rojoPablo cuenta que los entrenamientos son similares para ambos niveles. Las prácticas son dos veces a la semana, de dos horas cada una. “Un día el 40% del entrenamiento en general es físico, después hacemos trabajo con pelota y se termina con un picado informal. Y en el segundo, luego de una buena entrada en calor, hacemos trabajo con pelota o directamente vamos a lo táctico con casi una hora y cuarto de fútbol. Trato de ir marcándoles cosas y de a ratos es libre”, describe.

Los equipos competitivos participan de la liga BAFI, en la B. Arrancaron hace un año en la C y pudieron ascender. Juegan todos los fines de semana y el DT asegura que cada partido es importante: “Siempre tenemos el objetivo tanto del campeonato como de lograr el ascenso, es a lo que te obliga dirigir en semejante club”.

Como toda actividad, va teniendo recambio, explica el entrenador. Chicas que se van o que no pueden continuar: “Ahora estamos probando jugadoras y no dejamos a nadie afuera. Trato de darles un par de pruebas y no un solo día. Las que se pueden sumar al competitivo las agregamos y si no todas son invitadas a participar del recreativo”. Para el técnico es notable el crecimiento de esta actividad en tan poco tiempo. Su objetivo es contar con 100 chicas jugando en el club. Para participar tienen que ser socias y se les cobra una actividad, que hace el mantenimiento de la misma.

El equipo de tercera está por disputar la final contra San Telmo. Un partido que en realidad ya jugaron y ganaron, pero hubo cuestionamientos y por eso se disputará nuevamente. “Yo le doy tranquilidad a las chicas, confío plenamente en las jugadoras. Hicimos un campeonato excelente, creo que tenemos la mejor tercera división de la categoría y quizás de la liga. Tengo mucha fe que lo vamos a ganar. Después, el fútbol es fútbol. Pero estoy seguro de que van a dejar todo en la cancha y se tienen que quedar tranquilas con eso”, sostiene Pablo.

“Al fútbol femenino lo veo creciendo, es una fuerza que avanza y creo que podría avanzar mucho más. Hay mucha gente que trabaja por este deporte y hace falta voluntad de la dirigencia. El ejemplo de las chicas que están en AFA; que se complique tanto a la selección como el comienzo de la liga. Si desde la dirigencia no hay ganas de que avance el resto puede empujar mucho pero no termina de crecer lo que tendría que crecer”, detalla Pablo y concluye: “Mi deseo que se sigan sumando chicas, que se haga cada vez más profesional la actividad en sí y que por supuesto, Independiente esté peleando arriba”.

Para más información:
https://www.facebook.com/independiente.femenino.3?fref=ts

Facebook Comments